Muchas madres tienen un reflejo de eyección fuerte. Mientras dan de mamar por un pecho, el otro rezuma leche. Este preciado líquido se derrama, perdiéndose la posibilidad de guardarlo para dárselo unas horas más tarde o para ir creando un banco en el congelador. El colector es la mejor manera de aprovecharla. Sin embargo, para muchas mujeres, este dispositivo es aún desconocido y muchas veces se confunde con el sacaleches. Si es tu caso, te hablamos de las diferencias de sacaleches y recolector.

Diferencia entre sacaleches y recolector

El sacaleches y el recolector no son lo mismo. Son dos dispositivos parecidos en el diseño, pero diferentes en cuanto a la función para la que se han diseñado. Mientras que el sacaleches tiene el propósito de estimular la producción de leche, el colector aprovecha la que sale de forma natural al dar el otro pecho.

Un sacaleches estimula la producción de la leche. Imita los movimientos rítmicos de succión del bebé de manera que activa los mecanismos de producción y genera la salida del líquido. Al igual que ocurre cuando se amamanta al bebé, cuanto más se utiliza, más leche se genera.

El colector se fija al pecho contario al que se está utilizando para dar de comer y aprovecha la leche que sale por el otro. Este proceso, llamado efecto de eyección, es muy común los meses posteriores al parto, mientras el pecho se habitúa a la producción.

¿Se puede utilizar el colector para estimular la producción?

Algunas madres consiguen utilizar los colectores como un sacaleches manual. La flexibilidad del material, el efecto ventosa que hace en el pecho y una producción alta de leche son factores que les permite darle este uso. Sin embargo, hay que aclarar que esta no es su función y que, por tanto, no hay que comprarlo esperando que cumpla con este propósito.

Ventajas de utilizar un colector

El colector no tiene ventajas sobre el sacaleches ni el sacaleches sobre el colector, ya que cumplen con funciones diferentes. Lo que sí pueden ser es totalmente compatibles. ¿Cuáles son las ventajas de utilizar el colector?

  • Económico. La inversión que hay que hacer para conseguir un colector es muy pequeña en comparación al beneficio que reporta.
  • Fácil de utilizar. Basta con hacer una ligera ventosa con la copa en el pecho y se sostendrá por sí solo. Puedes aprovechar las tomas del bebé o aprovechar la leche del otro seno cuando haces la extracción con un sacaleches.
  • Silencioso. No hace ruido, por lo que no interfiere ni distrae al bebé mientras está comiendo.
  • Fácil de transportar. Puedes llevarlo contigo a cualquier lugar. Si te vas de viaje, ocupa muy poco sitio, por lo que no tendrás problemas para transportarlo.
  • Limpieza sencilla. La limpieza diaria no conlleva mucho esfuerzo. Los materiales con los que está hecho permiten que con un lavado normal tras su uso esté listo para la siguiente recolección.
  • No hay que dedicarle ningún tiempo. No tienes que hacer nada para que se vaya llenando de leche, ni antes ni después de la toma. En cuanto pongas al bebé al pecho, empezará a llenarse.

Ahora que conoces la diferencia entre sacaleches y colector, te recomendamos que adquieras uno de calidad, como el que ofrecemos en Haakaa. Además de un diseño práctico y confortable, puedes almacenar la leche en el mismo recipiente. No puede ser más fácil de usar.  

Puedes leer también: Diferencia entre sacaleches y recolector de lactancia

Banner extractor de leche haakaa
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?