Si has almacenado leche en el congelador y al descongelarla percibes un olor rancio, lo más probable es que se deba a la lipasa. ¿Qué es la lipasa? ¿Qué le ha ocurrido a la leche? ¿Es necesario deshacerse de toda la que se ha almacenado? Te daremos respuesta a estas preguntas a continuación.

¿Qué es la lipasa y qué efecto tiene en la leche?

La lipasa es una enzima presente en la leche. Su función es la de facilitar la asimilación de la grasa en el delicado sistema digestivo del bebé. Actúa desfragmentando la leche, de modo que es mucho más sencillo para el organismo digerirla y aprovecharla.

La predigestión que produce la lipasa en la leche genera mal olor, un sabor agrio y aspecto fragmentado. Al haber comenzado la descomposición de las enzimas en la leche, se produce esta reacción. ¿Se puede evitar que ocurra?

¿Cómo evitar los efectos de la lactasa?

La madre no puede evitar que la leche se vea afectada por la lactasa. Cada madre tiene un metabolismo diferente y algunas generan más lactasa. En otros casos, el motivo tiene que ver con la activación del mecanismo, que por alguna razón es más rápido.

Sin embargo, hay algunos trucos que podrían minimizar este efecto. Entre estos estarían seguir un proceso de congelación específico o escaldar la leche. Te hablamos de ambas opciones.

Congelar la leche

Una vez extraída, hay que enfriar rápido la leche, para ralentizar la función de la enzima. Ponla dentro de un recipiente y colócala en un bol lleno de agua y hielo. Cuando esté fría, ponla en el congelador. No la tengas más de dos o tres días en el congelador. Después, descongélala en la nevera y pruébala. Si esto es suficiente, no tendrás que hacer nada más.

Escaldar la leche

Tras la extracción, pon la leche en un recipiente al fuego. Cuando por los laterales empiezan a hacer pequeñas burbujas, detén la cocción. Si dispones de un termómetro de cocina, quítala cuando alcance los 60˚C. En ese momento, sigue el proceso que te indicamos en el punto anterior. Utiliza este sistema solo si es realmente necesario, ya que se pierden algunas propiedades. Ten en cuenta que una vez descongelada la leche no se puede hacer, tiene que ser antes.

¿Qué hacer si no se pueden evitar el efecto de la lactasa?

Aunque te pueda parecer muy desagradable, lo cierto es que tu bebé podrá tomar la leche sin problema. Mientras el niño no la rechace, no hay que preocuparse. Una cierta acidez es conocida por ellos, ya que el proceso comienza en el momento en que entra en su estómago y muchas veces la regurgita.

Si hay rechazo, no queda más opción que darle el alimento directamente del pecho o fresco, antes de que la lactasa cambie su sabor. Lo más importante es el bebé disfrute de los beneficios de la leche. En Haakaa hemos creado colectores de leche con depósitos que te permiten manipular rápido la leche y minimizar el problema de la lactasa.  

Puedes leer también: Cómo ofrecer leche al bebé de nuestro banco de leche

Banner extractor de leche haakaa
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?