«Me siento una vaca lechera». Puede que alguna vez te hayas visto así al verte rodeada de cables, de tubos, al escuchar el ruido de la máquina o al sentir la succión rítmica de un sacaleches eléctrico. Lo cierto es que, si bien resulta efectivo para sacar el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé, y esto ya es suficiente compensación, es posible que se genere malestar emocional. ¿Qué se puede hacer? ¿Hay alguna manera de extraer leche sin tener esta desagradable sensación?

¿Cómo extraer leche sin sentirse una vaca lechera?

Existen diferentes medios para la extracción de la leche. En muchos casos, el vaciado y almacenaje se realizan para crear un banco de leche que se utilice más adelante, cuando se produzca la incorporación al trabajo, por ejemplo. También hay mamás que optan por aprovechar hasta la última gota porque no tienen una producción muy alta y quieren incluirla en las tomas.

Sea cuál sea el motivo, la mejor opción es la extracción manual. Es la forma más natural y menos traumática para la madre. Aunque puede costar un poco más al principio, sacar el alimento con la mano te permitirá extraer la leche sin cables, sin ruidos y sin sensaciones artificiales. Y si complementas esta acción con la función de un recolector, aprovecharás hasta la última gota. Siempre será más recomendable colectar que utilizar un sacaleches eléctrico. ¿Por qué?

Sacaleches y recolector: las diferencias

Como se explicaba al principio, el sacaleches es un aparato manual o eléctrico que se utiliza para forzar la extracción de leche. Si bien es muy utilizado y realmente cumple con su función, es un sistema artificial que no vacía por completo el pecho, que puede resultar molesto y que también puede generar malestar emocional.

El colector es diferente. Se trata de un recipiente con una ventosa suave que se coloca en el pecho y recoge la leche que sale de forma natural. Es la opción ideal si quieres crear un banco o complementar la alimentación de tu bebé. Se colca en el seno con el que no se está dando de mamar y aprovecha el goteo que se produce con la estimulación al amamantar.

El colector perfecto para el día a día

Haakaa dispone de un novedoso colector de leche que se puede utilizar en el día a día. Se trata de Ladybug, un discreto dispositivo de silicona hipoalergénica que se adhiere al pecho y que recoge la leche que va saliendo de la otra mama cuando el bebé está haciendo su toma. Pero no solo en ese momento. En muchas madres se activa la producción de alimento cuando escuchan reírse a su bebé, cuando lo sostienen en brazos, o al ver fotografías. En ocasiones esto ocurre en la calle, al hacer las tareas en casa o mientras ven una película. Es tan cómodo que lo puedes llevar en todo momento.

En Haakaa tratamos de que no te sientas una vaca lechera, por eso te facilitamos productos suaves, discretos, poco agresivos y que se asemejen lo máximo posible a los procesos naturales de la lactancia. Además, en nuestro blog te damos consejos para que aproveches al máximo el mejor de los alimentos para tu bebé, la leche materna.

Puedes leer también: ¿Puedo parar de dar el pecho y relactar en unos meses?

Banner extractor de leche haakaa

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?