Muchas madres notan como salen gotas de leche de sus pechos cuando escuchan a su pequeño llorar o lo tienen entre sus brazos. A esta reacción natural se le llama el reflejo de eyección. ¿Por qué le ocurre a unas mujeres sí y a otras no? ¿Son normales las fugas de leche materna? 

¿Por qué se produce el efecto de eyección?

El reflejo de eyección es totalmente normal. Forma parte del proceso natural de la lactancia y no es nada malo, todo lo contrario, garantiza que podrás alimentar a tu bebé sin problemas. Una hormona llamada oxitocina es la que activa este mecanismo, en algunos casos sin tan siquiera tener contacto físico. 

Además del goteo, puedes sentir otros síntomas previos al reflejo. Por ejemplo, es posible que se perciban algunos cosquilleos en las axilas que llegan hasta el pecho. También es normal que se produzcan contracciones en el útero. Este último efecto es normal y beneficioso, ya que ayudan a que el útero estirado durante la gestación recupere su tamaño normal. 

También es muy habitual que mientras se da de mamar el otro pecho también comience a gotear. En este caso se hace necesario recolectar la leche para que no se pierda o para que no empape al bebé y la ropa de la madre. 

¿Por qué algunas madres no tienen fugas de leche materna?

No todas las madres reaccionan igual o de la misma manera ante los estímulos de su bebé. Las hay que solo tienen el reflejo de eyección cuando tienen al bebé en el pecho, mientras que otras solo necesitan ver una fotografía para sentir cómo les baja la leche.

Sin embargo, hay mamás que lo tienen más difícil y nunca han tenido esta sensación. Esto no es un problema, siempre que produzcan leche suficiente como para alimentar al bebé. Pero si no es así, hay que tomar medidas para ponerle solución. 

La mayoría de las veces, el problema de la falta del reflejo de eyección es que la mamá está nerviosa. El relax es fundamental para que todo fluya con naturalidad. Si es tu caso, no te obsesiones con el tema. Elije un lugar cómodo, pon a tu niño al pecho y con el tiempo el efecto reflejo se irá regulando. Si no ocurre, hay expertos que pueden ayudarte. 

¿Cuándo es el reflejo de eyección un problema?

Existen un trastorno llamado Reflejo Disfórico de Eyección de leche o D-MER. Este genera malestar físico general cada vez que hay una subida de leche. Además, suele estar acompañado de sentimientos de tristeza. La causa es un descenso brusco de los niveles de dopamina. En esta situación es necesario acudir a un especialista. 

Las fugas de leche también pueden causar otros problemas. Un exceso de leche súbito en la boca del pequeño puede generar rechazo. Al no poder tragar tanto alimento de golpe se sienten molestos y ya no quieren tomar más pecho. Si percibes que tienes reflejo de eyección no debes preocuparte, salvo que los síntomas encajen con D-MER o generen rechazo en el bebé. Una de las formas en la que puedes aprovechar el flujo, es utilizando un colector para recuperar la leche y almacenarla para más adelante, como los que tenemos en Haakaa.

Puedes leer también: Cuándo comprar un sacaleches: encuentra el momento adecuado