Puede que hayas optado por utilizar un sacaleches para mejorar la alimentación de tu bebé o estimular la producción de leche. Ahora que lo tienes, tal vez te plantees algunas preguntas sobre cómo usar el extractor de leche. Lo cierto es que su uso es muy sencillo, siempre y cuando sigas los consejos que te mostramos a continuación. 

Saber cómo usarlo y evitar problemas de lactancia

Dar el pecho por primera vez puede resultar complicado, si tienes problemas lo mejor es que estés acompañada de profesionales de la lactancia materna.

 El pecho se regula para producir la leche que tu bebé demanda. Si se vacía por completo, el cuerpo entenderá que necesita más alimento, por lo que aumentará la producción, no es algo inmediato, sino que se suele producir por el aumento de tomas o las crisis de lactancia. 

Mientras si ocurriese lo contrato, y se quedase leche almacenada, podría producirse una mastitis.

Otro de los obstáculos a los que se puede enfrentar una mamá no son físicos. Es el caso de la incorporación a la vida laboral. En este caso, para poder continuar dándole a tu hijo la leche y mantener la cantidad de producción, tendrás que sacar y almacenar la leche

Cómo usar el extractor manual

Para extraer la leche puedes optar por elegir un extractor de leche manual. Es muy útil si lo vas a utilizar de manera puntual o si dispones de bastante tiempo para realizar la extracción con tranquilidad. También es más económico. Te explicamos cómo funciona: 

  • Elige la ventosa que se adapte a la forma y tamaño de tu seno. 
  • Asegúrate de que el pezón entre con holgura en la cavidad de la ventosa. 
  • Coloca la ventosa sobre el pecho con el pezón centrado en la cavidad. 
  • Presiona la bomba de vacío o acciona la palanca, dependiendo del modelo. 
  • Mantén un ritmo parecido al de tu bebé al mamar al principio y aumenta la velocidad cuando fluya la leche. 
  • Dedica el tiempo necesario para extraer toda la leche. Puede llevar unos 20 o 30 minutos por cada pecho. 

Cómo utilizar el extractor eléctrico

No hay gran diferencia entre cómo usar el extractor de leche manual y el eléctrico. La principal diferencia es que no hay que accionar ninguna palanca ni imitar la succión del bebé, ya que eso lo hace el dispositivo automáticamente.

La gran ventaja de este sistema es la comodidad.

Factores que debes tener en cuenta al utilizar el extractor

Antes de utilizar el sacaleches, masajea los pechos. Empieza por el último del que mamó el bebé y después pasa al otro. Guarda la leche en bolsas diseñadas para este fin y almacénala en el frigorífico o congelador, siempre poniendo la cantidad y la fecha en la que la has congelado.  

Nuestro colector de Haakaa te puede ser muy útil si eres una de esas mamás con un gran reflejo de eyección, es decir, cuando tienes la subida de la leche en las tomas del pecho contrario al que das de mamar te sale leche disparada. Nuestro colector se ajusta a tu pecho haciendo vacío y facilitando la recolección de esa leche. Evitando perder esa leche y que te manches o mojes. 

Puedes leer también: Cuándo comprar un sacaleches: encuentra el momento adecuado

Extractor de leche haakaa