Las drogas son sustancias que pueden alterar el funcionamiento del cuerpo o de la mente. Entre estas se incluyen los medicamentos, las drogas de abuso, el tabaco o, en algunos casos, el alcohol. En ninguno de los casos es recomendable la utilización de drogas durante la lactancia materna, si bien algunas podrían considerarse seguras y su uso no supondría ningún riesgo para el bebé.

¿Qué drogas se pueden utilizar durante la lactancia?

Solo se pueden utilizar drogas durante la lactancia materna si son recomendadas por un doctor. En este caso, lo normal es referirse a ellas como medicamentos. Su utilización con moderación estaría reservada a los casos en los que se consideran seguras para el bebé.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) establece esta pauta, que queda claramente indicada en el prospecto. La automedicación no está recomendada durante el periodo de la lactancia. En caso de necesidad, el impreso del interior o las indicaciones del farmacéutico pueden ayudarte a tomar la decisión adecuada.

¿Qué drogas no se pueden utilizar durante la lactancia?

No es recomendable tomar ningún tipo de droga durante la lactancia, salvo que se cumpla con dos requisitos inseparables: que sean seguras para el bebé y que se sigan las recomendaciones directas del médico. El resto de las drogas están totalmente prohibidas.

Entre las drogas que se deben evitar en su totalidad se contarían las drogas de abuso, aquellas que se utilizan para la experimentación personal y por diversión o para aliviar los síntomas de dependencia de otras drogas aún más adictivas y perjudiciales. También están prohibidos el consumo de tabaco o alcohol, en ninguna cantidad. Hay que mencionar también que se debe limitar al máximo el consumo de cafeína.

¿Por qué evitar las drogas durante la lactancia?

El consumo de drogas, incluido el alcohol, no solo afectan negativamente durante la gestación, también lo hacen durante la lactancia. Además, algunas tienen efecto acumulativo y tardan tiempo en eliminarse por completo del organismo, por lo que hay que dejarlas de inmediato, incluso antes del embarazo.

Muchas drogas afectan negativamente a la capacidad reproductiva, tanto del hombre como de la mujer. Su consumo tras el embarazo es muy peligroso porque una gran parte de los componentes pasan directos al torrente sanguíneo y de ahí al bebé. Su desarrollo podría verse comprometido. Tendrá más posibilidades de sufrir muchas enfermedades tras el parto.

Tras dar a luz, la leche materna pasa a ser el principal alimento del bebé. En ese momento el riesgo de que la madre transmita al pequeño una enfermedad por medio de la leche se reduce. Sin embargo, con las drogas y el alcohol no ocurre lo mismo. En este caso, las sustancias tóxicas para el lactante pasan directamente a su organismo cuando se le da de mamar.

Ante lo peligroso que resulta el consumo de drogas durante la lactancia materna, la recomendación es abandonarlas por completo. Si mantienes una buena alimentación y otros hábitos saludables, tu bebé recibirá el mejor alimento que puede existir. En Haakaa lo sabemos bien, por eso te hacemos estas advertencias y te invitamos a llevar una vida lo más saludable posible.

Puedes leer también: ¿Puedo parar de dar el pecho y relactar en unos meses?

Banner extractor de leche haakaa

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?