Practicar deporte y mantener hábitos saludables siempre es recomendable. La lactancia no ha de ser un inconveniente para mantener una buena rutina deportiva, eso sí, teniendo siempre mucha precaución. Sin embargo, aquellos que se consideran de contacto es mejor dejarlos para más adelante. ¿Por qué no son compatibles los deportes de contacto y la lactancia materna?

¿Son recomendables los deportes de contacto en la lactancia materna?

El deporte es una buena manera de recuperarse del parto. Si se realiza con moderación y de forma progresiva, reportará muchos beneficios. Uno de los más destacados es que mejora el sistema inmune, tan necesario para evitar enfermedades y, a su vez, mejorar las defensas de tu bebé por medio de la leche. Sin embargo, no todos los ejercicios son apropiados. Por ejemplo, los deportes de contacto durante la lactancia materna no son recomendables porque podrían dañar el pecho.

Al dar de lactar, los pechos aumentan su tamaño y cambian su forma. Es muy importante sujetarlos con firmeza y evitar movimientos bruscos. A pesar de tomar medidas para que no se muevan, es muy complicado que en un deporte de contacto no lo hagan. El resultado podría ser el de un desgarro muscular y otro tipo de lesiones.

En cuanto a los golpes, los senos están mucho más sensibles y cualquier roce causa molestias e incluso dolor. Un golpe podría ser especialmente doloroso y afectar directamente a la práctica del ejercicio. Además, por el volumen y la forma, podrían dañarse y causar lesiones musculares difíciles de curar.

Una consecuencia más que podría afectar negativamente al pecho es la mastitis. Si los conductos de la leche sufren un golpe, podrían inflamarse y obstaculizar la salida del alimento. En poco tiempo se formaría una dolorosa infección en el pezón y una retención del líquido en el interior de la mama afectada. El dolor llega a ser tan intenso que muchas madres se han visto obligadas a dejar la lactancia.

¿Se puede entrenar durante la lactancia materna?

No es necesario privarse por completo de un deporte si realmente te gusta. No hay inconveniente en que practiques ejercicio con moderación, por tanto, con una correcta sujeción, sí puedes realizar entrenamientos. Así, cuando estés de vuelta para competir te sentirás lista.

En estos casos, la orientación de un profesional es imprescindible. Un orientador con experiencia en este tipo de situaciones podrá decirte qué hacer para mantenerte en forma sin poner en riesgo la fuente principal de alimento para tu bebé. Poco a poco irá incrementando la intensidad de los ejercicios y haciendo recomendaciones prácticas.

Si eres profesional del deporte, tal vez se requiera que la intensidad de los entrenamientos sea más alta. Probablemente tengas que dedicar mucho tiempo y no te sea posible pasar todo el tiempo con tu bebé. Esta situación no es motivo para interrumpir la lactancia. Puedes extraerte leche y almacenarla para que esté disponible cuando tú estés fuera.

Aunque los deportes de contacto y la lactancia materna no son compatibles, los entrenamientos sí lo son. Para que a tu bebé no le falte nunca el mejor alimento, en Haakaa ponemos a tu disposición colectores de leche y envases para su almacenamiento.

Puedes leer también: ¿Puedo parar de dar el pecho y relactar en unos meses?

Banner extractor de leche haakaa

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?