Una de las preguntas más comunes cuando una mujer se enfrenta a una intervención quirúrgica es si debe dejar de dar el pecho definitivamente o por un tiempo prolongado. La respuesta directa es no. No es necesario dejar la lactancia materna si te tienes que operar, por lo menos en la gran mayoría de los casos. ¿En qué momento se puede retomar? ¿Qué hay que hacer mientras tanto? ¿Cómo retomar la lactancia? Responderemos a tus preguntas.

 

¿Debes dejar la lactancia materna si te tienes que operar?

Como bien sabes, los beneficios de la leche materna la convierten en el alimento ideal para tu bebé. Por eso, pensar en dejar la lactancia si te tienes que operar es un error. Entre las cosas buenas que aporta destacan que se trata de un alimento que se adapta a su crecimiento y demanda, que es fácil de digerir, que aporta todos los nutrientes e hidratación que necesita y que actúa como una vacuna, proporcionando anticuerpos que le ayudarán a combatir enfermedades comunes. Además, suple sus necesidades emocionales y ayuda a prevenir la muerte súbita

Hasta las últimas horas antes de entrar al quirófano y en el momento que te despiertes de la anestesia y te sientas lista para hacerlo podrás dar el pecho. Debes avisar previamente de la situación a tu médico y al anestesista, que se encargarán de utilizar anestesia y fármacos compatibles con la lactancia. 

Dependiendo del tipo de intervención a la que te sometas, el periodo que el bebé estará sin alimento puede variar, siendo unas pocas horas el más habitual. Para que no pase hambre, es recomendable almacenar la leche extraída previamente. Un familiar podría dársela en este tiempo. 

Operaciones incompatibles con la lactancia

Existen algunas intervenciones quirúrgicas que son incompatibles con el amamantamiento, por eso hay que buscar asesoramiento médico desde el primer momento. Entre estas estarían las que afecten directamente a las mamas. 

No es recomendable dar de mamar tras un aumento de senos, al menos durante el año posterior a la operación. Asimismo, es recomendable dejar pasar seis meses desde el destete para someterse a esta cirugía. 

La reducción de pecho puede anular el tejido mamario y afectar a los conductos. Si se tiene pensado realizar una intervención de este tipo antes del embarazo, hay que ponerlo en conocimiento de los médicos para evaluar las opciones. 

Cómo relactar tras una cirugía

Por desgracia, hay cirugías que requieren una convalecencia larga. El hospital suele derivar a las madres que dan de mamar a la zona de maternidad para que puedan continuar haciéndolo durante la recuperación. Pero, en raras ocasiones, hay factores que impiden que la madre dé el pecho por semanas. Durante este periodo, es recomendable seguir extrayendo manualmente o ayudada por un extractor. 

Una vez pasado el tiempo de convalecencia, se puede recuperar el volumen de leche con la ayuda de un relactador. En Haakaa disponemos de esta y otras herramientas para mejorar la experiencia de amamantar a tu bebé y que no sea necesario dejar la lactancia materna si te tienes que operar. 

Puedes leer también: Relactar

Banner extractor de leche haakaa
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?