Hay ocasiones en las que una madre tiene que dejar de amamantar a su bebé temporalmente o combinar la alimentación natural con un preparado específico. Esto no ha de suponer el final de la lactancia, en ningún caso. Una vez pasado este periodo, es posible relactar, pasando de la lactancia mixta o artificial a la lactancia materna exclusiva. ¿Cómo?

El paso de lactancia mixta o artificial a lactancia materna exclusiva

Pasar de lactancia mixta o artificial a lactancia materna exclusiva es posible, incluso si no se ha dado antes el pecho. Eso sí, en este segundo caso, es muy probable que sea necesario el aporte de algún tipo de medicación que estimule la producción. Pero, si lo que ha ocurrido es que se ha hecho necesario interrumpir por un tiempo la lactancia o no se ha podido dar de mamar en los días posteriores al parto, existe la posibilidad de relactar directamente

Si se hace necesario suspender por unas semanas o pocos meses la lactancia o combinarla con leche artificial, hay algunas medidas que se pueden tomar para recuperar la producción. Incluso cuando ha pasado un tiempo en el que no ha habido estimulación, es posible volver a amamantar. 

Para muchas mujeres este proceso es sencillo. Si la madre ha continuado estimulando los senos durante este tiempo, basta con poner al bebé al pecho y en muy pocos días la producción se habrá regulado sola. Es posible que haya una mayor demanda de tomas al principio, pero no será necesario hacer nada más. Sin embargo, en la mayoría de los casos el cambio no resulta tan sencillo y hay que recurrir al uso de un relactador

¿Cómo ayuda el relactador a reestablecer la lactancia?

El relactador es una herramienta pensada para reestablecer la lactancia. Por un lado, evita que el bebé pierda peso durante el proceso y por otro, no permite que se desespere al ver que no sale la cantidad que desea con la misma facilidad. Además, bien utilizado eleva la producción.

El relactador consta de un depósito en el que acumular leche, bien sea materna previamente extraída o artificial, y dos tubos que se salen de este. Los conductos se colocan junto al pezón por medio de un apósito específico para que estén en contacto con la boca del pequeño. Cuando este hace la succión, no solo sale leche del pecho, también de los conductos, saciando su necesidad de alimento

Cuando el pecho no produce suficiente alimento el relactador se convierte en un sistema complementario ideal. El recién nacido seguirá recibiendo las propiedades nutritivas y los anticuerpos de la leche materna, aunque sea en una cantidad limitada. 

Si ha sido necesario interrumpir la lactancia por un tiempo o alternarla con la leche de fórmula, el relactador puede ayudar a recuperar la producción sin causar perjuicio al pequeño. Bastará con ir reduciendo progresivamente la cantidad de alimento que se deposita en el relactador. Una vez finalizada cada toma, será imprescindible que te asegures de que el pecho está vacío con una extracción manual

El paso de lactancia mixta o artificial a lactancia materna exclusiva puede ser un proceso fácil si se utilizan las herramientas adecuadas. En Haakaa disponemos de ayudas para facilitar una de las tareas más reconfortantes que puede haber; alimentar a tu bebé. 

Puedes leer también: ¿Puedo parar de dar el pecho y relactar en unos meses?

Banner extractor de leche haakaa
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?