¿Has dejado la lactancia materna por un tiempo? El trabajo, el uso de una medicación o cualquier otro problema podría hacer que se interrumpiese por unas semanas e incluso por unos meses. Lejos de lo que puedas pensar, el gran problema no es recuperar la producción, sino que el bebé acepte nuevamente el pecho. Todo será más sencillo si ya lo conoce y si no ha pasado mucho tiempo, aunque nada es imposible y te animamos a que lo intentes con la ayuda de una matrona. Pero ¿cuándo es posible relactar?

El tiempo máximo para relactar

El pecho baja la producción de la leche tan solo unos días después de que las tomas se reduzcan. Cuando una madre tiene que dejar la lactancia de golpe, necesita fármacos para cortar la producción o seguir haciendo extracciones. Si el destete no es progresivo, se enfrenta a la aparición de quistes de leche, obstrucciones y, casi seguro, mastitis. Hacerlo bien facilita la posibilidad de relactar.

El destete progresivo no elimina por completo la producción de leche. Cuando el pecho se llena, hay que hacer una extracción, pero parcial. Si el pecho se vacía por completo, el cuerpo entenderá que hay que aumentar la producción. Esta es una de las claves para recuperarla con facilidad, hacerlo cuando todavía hay leche, aunque solo sean unas gotas. Relactar a los dos meses es más fácil que relactar a los cuatro meses, por ejemplo. Sin embargo, incluso cuando ha pasado más de un año es posible. Hay testimonios de madres que lo han conseguido hasta después de 7 años.

¿Cómo recuperar la lactancia?

Se pueden comenzar a producir las primeras gotas de leche a los pocos días, aunque haya pasado mucho tiempo desde la última vez que se dio de mamar. Por supuesto, si todavía queda una producción mínima, aunque solo sea de unas gotas, será más rápido y fácil. En los casos más complicados, en menos de tres semanas es posible estar alimentando de nuevo al bebé con el pecho.

El sistema para hacerlo es por medio de un relactador de leche. Hay madres que crean su propio relactador casero, a base de montar tubos en biberones o bolsas de plástico aptas para el almacenamiento de alimentos. Hacer las cosas de este modo puede resultar engorroso, poco efectivo y, en ocasiones, tóxico. Lo mejor es conseguir uno diseñado específicamente para este fin.

Los relactadores constan de un depósito para la leche de fórmula o la extraída y almacenada en el congelador antes de la interrupción y de un tubo que se coloca directamente sobre el pezón. Cuando el bebé succiona, sale el líquido por el conducto al tiempo que activa el proceso hormonal que estimula la producción.

Ahora que sabes que es posible relactar incluso cuando ha pasado mucho tiempo desde la última toma, tan solo nos queda darte un último consejo. En Haakaa hemos diseñado un relactador con el que todo será mucho más sencillo. Es suave, está fabricado con materiales resistentes, tiene una salida fluida de leche y es muy fácil de utilizar. Si te queda alguna duda, puedes consultarnos y estaremos encantados de ayudarte.

Puedes leer también: ¿Puedo parar de dar el pecho y relactar en unos meses?

Banner extractor de leche haakaa

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?