Cuando vas a tener un bebé, es muy común que te preguntes qué cosas debes comprar. Lo cierto es que son muchas las dudas que se tiene en esa etapa, sobre todo si es el primer hijo. Muchas madres primerizas comprueban que han adquirido productos que no han utilizado nunca y sin embargo han echado de menos otros que sí han necesitado. En las siguientes líneas queremos mostrarte cuándo comprar un sacaleches y si es realmente un producto al que le puedes sacar partido.

¿Cuándo comprarlo?

En primer lugar, si estás con lactancia materna exclusiva, no tienes que preocuparte por si tu hijo estará comiendo lo suficiente o no. Simplemente sigue tu instinto y alimenta a tu bebé a demanda. Si así lo haces, en la práctica totalidad de las ocasiones tu hijo recibirá todo el alimento que necesita.

Por eso, la razón de comprar un sacaleches no es la de comprobar cuánta leche tienes o cuánto come tu bebé, ya que la extracción manual siempre es inferior a la cantidad de leche que el niño es capaz de extraer mamando.

Debes comprarlo si por cualquier razón vas a necesitar alimentar a tu hijo de manera diferida. En algunos casos, simplemente tienes una gran producción de leche y quieres almacenarla para más adelante cuando empieces a trabajar o el niño vaya a la guardería. También es posible que te estés planteando donar es exceso de producción a un banco de leche materna. En esos casos, extraer la leche puede evitar una obstrucción o una mastitis.

Al comienzo de la lactancia materna no vas a necesitar un sacaleches, salvo que por alguna razón tengas que ausentarte de la compañía de tu hijo o quizás te vayas a someter algún tipo de intervención o tratamiento que va a impedir que des tu leche a tu bebé durante unas horas.

Cuando te reincorpores al trabajo y dejes a tu bebé en la guardería, con sus abuelos o con cualquier otro cuidador, es el momento de comprar un sacaleches. Te recomendamos que seas previsora y adquieras el producto un tiempo antes de incorporarte al trabajo. Lo ideal sería que prácticamente desde el principio te fueras extrayendo leche y la congelases de manera adecuada. Así cuando llegue el momento de separarte de tu bebé tendrás un buen remanente.  

¿En qué otro caso necesitarás comprar un sacaleches?

Si tienes un bebé prematuro, también necesitarás un sacaleches. Estos pequeños no suelen tener fuerza para amamantar directamente. Extraer tu leche permitirá que les des el mejor alimento, algo que este tipo de niños necesita más que ningún otro. 

Si es posible, apuesta siempre por un sacaleches eléctrico, ya que es mucho más cómodo y rápido para todos los casos. Aunque los manuales te pueden sacar de un apuro en momentos concretos. Como siempre, adquiere un producto de calidad y que esté homologado. Por supuesto, sigue las instrucciones de uso de su fabricante. 

Ahora ya sabes cuándo comprar un sacaleches y otras cuestiones de interés para ti. 

Puedes leer también: Sacaleches, ¿cuándo comprarlo?

Extractor de leche haakaa

.