Volver a producir leche materna tras una interrupción temporal de la lactancia supone un reto para cualquier mujer. Para ayudar en estos casos se ha creado una herramienta, el relactador. Gracias a él, se puede recuperar, por lo menos en gran medida, la producción de alimento. Pero no solo es útil en este caso, también cuando la producción de leche es inferior a la deseada. ¿Cómo puede el relactador ayudar a producir más leche materna?

El relactador: una ayuda para producir más leche materna

Podría parecer contradictorio que, si la producción de alimento es baja, el relactador pueda ayudar a producir más leche materna. Pero lo cierto es que realmente es efectivo, siempre que se emplee de la forma correcta. 

Un relactador se compone de un depósito del que salen dos tubos finos que se fijan en la parte externa de cada pezón por medio de un apósito específico. Este se llena de alimento, preferiblemente leche materna, y permite que el bebé se sacie sin necesidad de utilizar un biberón. Esta es la primera razón por la que ayuda a producir más leche materna. 

Cuando el pecho no produce suficiente leche y se utiliza un biberón, lo más probable es que el bebé prefiera la tetina artificial, que deja salir más alimento. Si ocurre, en lugar de estimular la producción de leche, se irá reduciendo. Por eso es tan importante conseguir que esté el mayor tiempo posible al pecho

Lo más conveniente es que se utilice leche materna para rellenar el relactador. Es decir, hay que estimular el pecho para conseguir la leche. Este gesto, sumado a la succión que realiza el bebé cuando se alimenta, es un buen método para que la producción sea cada vez mayor. 

¿Cómo utilizar el relactador para aumentar la producción?

Queda claro que la utilización del relactador es un medio eficaz para aumentar la cantidad de leche, pero si se tienen en consideración otros factores, la producción puede ser aún mejor. Con los siguientes trucos, no solo conseguirás más alimento para tu bebé, también tardarás menos tiempo en hacerlo.

  • Vaciar por completo el pecho. Es importante que termines de vaciarte las dos mamas tras la sesión. Guarda esa leche para utilizarla en el relactador en la siguiente toma. 
  • Incrementa las tomas por la noche. Los bebes hacen mejores tomas cuando están adormecidos. Mientras la cantidad sea baja, da de mamar dos o tres veces por las noches. 
  • Disminuir cantidad del relactador.  Aunque tendrás que llevar un control para asegurarte de que no pierda peso, vete bajando las dosis del relactador para que el pecho aumente su producción. Es muy importante que todo el proceso esté supervisado por un pediatra. 
  • El piel con piel. El mejor estímulo para que tu bebé quiera tomar el pecho es el piel con piel. Los bebés no solo hacen tomas cuando tienen mucha hambre, también les sirve de consuelo o simplemente les hace sentir mejor. Si están cerca, harán más enganches. 

Utilizar el relactador te puede ayudar a producir más leche materna. Si lo empleas de la manera adecuada y pones en práctica todos los consejos que te hemos dado, en poco tiempo no tendrás que preocuparte de nada más que de disfrutar de los momentos que pases dándole a tu bebé lo mejor

Puedes leer también: Extractor de leche doble

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?