El reflejo de la succión de los bebés está directamente relacionado con su alimentación. Gracias a este estimulará y extraerá la leche que necesita del pecho de la mamá. Pero, aunque esa sea la función principal, también aporta otra serie de beneficios que no se pueden pasar por alto. Los chupetes pueden ser buenas herramientas si se utilizan adecuadamente. Te explicamos cuándo y cómo usarlos para que no interfieran en la lactancia materna.  

¿Cuándo utilizar chupetes?

Para entender cuándo y cómo utilizar chupetes, hay que tener clara cuál es su función. Este objeto no debe utilizarse únicamente para que el niño deje de llorar. Hay diferentes razones por las que podría mostrarse inquieto y es importante identificar el problema.

Si el problema está identificado y está siendo tratado, el chupete puede ser de gran ayuda para que el niño esté más tranquilo y pueda descansar. Este es uno de los casos en los que sí utilizar chupetes. Pero ¿por qué tiene este efecto tranquilizador?

Cuando el bebé succiona, el cerebro inicia una serie de funciones químicas en el organismo. Se producen endorfinas, unas hormonas que generan bienestar y tienen un efecto relajante. Por eso también les genera somnolencia y les ayuda a conciliar un sueño profundo, tan importante para los recién nacidos. Esta es la razón de que acudan al pecho aun cuando no tienen hambre. 

Otra de las funciones del chupete es la de saciar. Si bien es cierto que lo mejor es dar el pecho a demanda, hay situaciones en las que se deben espaciar las tomas, bien sea por una necesidad puntual o por una recomendación médica. También ahí puede cumplir con una función importante. 

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es uno de los grandes miedos de toda madre. Aunque todavía no es predecible ni se conocen todas las causas que están detrás de su aparición, sí se sabe que el chupete tiene un efecto positivo en la prevención del SMSL, especialmente si se toma leche de fórmula. 

¿Cómo se deben utilizar los chupetes?

Los efectos que se han descrito pueden ser un factor a favor o en contra dependiendo del tipo de bebé. Cada uno debe analizar las circunstancias y seleccionar cuál es la mejor opción para su pequeño. Estos son algunos puntos que se han de tener en cuenta antes de utilizar o no chupete: 

  • El chupete no se debe ofrecer antes de las 6 o 7 semanas de vida. Si no se respeta esta norma, se puede interferir en la lactancia. 
  • Como tiene un efecto saciante, es importante no suministrarlo a niños que no hacen todas las tomas. 
  • Dado que puede alterar algunas funciones de la succión, es importante el asesoramiento del pediatra antes de su introducción.
  • Ha de eliminarse antes de los dos años. 

Ahora que sabes cuándo y cómo usar los chupetes para que no interfieran en la lactancia materna, queremos recordarte la importancia de dar el pecho. Cuando un bebé se tranquiliza al recibir un chupete, es importante recordar que se trata de un sustituto de la mamá y no al revés. Si no lo quiere y demanda muchas tomas, lo más conveniente es atender a su petición. 

Puedes leer también: Retrognatia, ¿qué es y cómo puede afectar a la lactancia materna?

Banner extractor de leche haakaa



Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?