A estas alturas seguro que has oído hablar del babyleadweaning (BLW), también llamado “alimentación complementaria a trozo” o “alimentación complementaria autorregulada a demanda”. Los tres conceptos se refieren a lo mismo. Muchas madres emplean este sistema para mejorar la alimentación del niño y su adaptación a los sólidos. ¿Es conveniente y efectivo?

¿Qué es el BLW y cuáles son sus beneficios?

El sistema BLW se utiliza para dar un alimento complementario al bebé y que la transición a los alimentos sólidos sea directa y efectiva. El método clásico para pasar del pecho a otros tipos de comida pasaba por ir introduciendo papillas primero y texturas después. Con este otro medio se elimina este paso y se pasa directamente de la leche a la comida sólida

El proceso comienza a partir de los seis meses, aunque se puede postergar. La madre prepara algunos alimentos en trozos pequeños y los pone delante del bebé. Él mismo irá percibiendo las texturas con la mano y la boca. También se acostumbrará a los olores y los colores. 

Una de las claves de este sistema es dejar que se manchen, que la comida termine fuera del plato o que tan siquiera prueben algunos. Con el paso de los meses, se irá adaptando a todos, o casi todos, y disfrutará de comer lo que se haya preparado para toda la familia. 

¿Qué alimentos pueden comer los bebés en el BLW?

Los bebés no pueden comer todo tipo de alimentos. Aunque no exista objeción a que comiencen a probar texturas y sabores diferentes, lo cierto es que necesitan de supervisión pediátrica para este paso

Con la ayuda del pediatra se puede elaborar un calendario para la introducción de nuevos grupos de alimentos. En el plan se tendrán en cuenta el tipo de verduras, frutas, carnes, pescados y mariscos que pueden comer. Estos son algunos de los más habituales, según su edad: 

  • Patata cocida
  • Zanahoria cocida
  • Calabaza cocida
  • Guisantes muy blanditos
  • Sandía
  • Plátano
  • Manzana
  • Pan sin sal
  • Arroz cocido
  • Pasta cocida, cortada en trozos pequeños y sin sal ni otro complemento

Riegos del BLW

Por supuesto, el BLW requiere atención constante. Los riesgos de atragantamiento son muy elevados y no se puede perder de vista ni un solo segundo al bebé. Hay que supervisar que no meta mucha comida en la boca o que no se desprendan trozos grandes del alimento, como puede pasar con el pan, el plátano o la sandía. 

La posición también es muy importante para evitar las obstrucciones. Ha de estar en una trona o similar. Es muy importante que esté erguido para evitar que la comida se vaya por un lugar indebido. 

También hay que controlar la reacción a los alimentos. Algunos niños tienen alergias a ciertos alimentos o generan intolerancias. Es imprescindible controlar los efectos que tiene la comida sólida y consultar ante el más mínimo indicio de que le sienta mal. 

¿Sustituye el BLW a la lactancia?

Cada madre decide cómo ir introduciendo los sólidos a su bebé, siempre tras consultar a un especialista, como ya se ha dicho. Pero hay que tener claro que el BLW no sustituye a la lactancia materna, si bien no es incompatible. Esta sigue siendo necesaria durante los primeros de vida del pequeño.

En Haakaa recomendamos seguir las recomendaciones de la OMS, de no eliminar la leche materna definitivamente antes de los 24 meses, por eso diseñamos recolectores y otros sistemas que pueden ayudarte a conseguirlo. 

Puedes leer también: Porteo y lactancia