Existen motivos por los que algunas madres deciden almacenar parte de su leche. Por ejemplo, cuando saben que en pocos meses se han de incorporar al trabajo y tendrán que separarse por unas horas de su bebé. Si es tu caso, puede que te preguntes: ¿es mejor crear un banco de leche sin sacaleches o es más conveniente comprar un extractor? Te mostraremos la ventaja principal de utilizar tus propias manos y algunos tips que te serán de ayuda.

¿Por qué crear tu banco de leche sin sacaleches?

Existe una razón principal por la que crear tu banco de leche sin sacaleches: el dinero. Los sacaleches realmente eficaces y respetuosos con la salud de tu pecho son los eléctricos, y no son especialmente baratos. Con tu propia mano puedes obtener la misma cantidad de alimento y de la misma calidad, por lo que siempre será preferible que recurras a esta opción. El ahorro te vendrá bien para cubrir otras necesidades o caprichos y es el método más natural y, por tanto, mejor. ¿Cómo conseguir que salga una buena cantidad de leche? Presta atención a estos tips.

Realiza un masaje previo

Lo primero que has de hacer antes de una extracción es dar un masaje a cada pecho. Con las manos limpias con agua y jabón, haz movimientos circulares en la parte superior del pecho. Después apriétalo con suavidad con las dos manos por los lados. Luego, repite este mismo gesto, pero apretando ligeramente la parte superior e inferior. Por último, desliza las dos manos por todo el pecho desde las costillas hasta el pezón.

Estimula el reflejo de eyección

Habrás notado que, en ocasiones, basta con escuchar llorar a tu bebé o tenerlo cerca para que la leche comience a gotear. Para mejorar la extracción, utiliza vídeos de tu bebé o grabaciones de voz. También da buen resultado una prenda que huela a él. La producción de prolactina se activa y el alimento empieza a fluir.

Utiliza el dedo pulgar y el índice

No hay que estrujar el pecho para sacar leche, así lo único que se consigue es irritar el pezón y, en el peor de los casos, obstruir los conductos y provocar una mastitis. La extracción se realiza con suavidad, colocando el dedo pulgar por encima de la areola y el índice por debajo de esta, nunca sobre ella. Una vez en esta posición se empuja hacia las costillas y se deja volver a su posición presionando levemente los dedos.

Extrae pequeñas dosis

No almacenes grandes bolsas o recipientes de leche. Extrae y congela por dosis. Una vez se descongela hay que utilizarla toda de una sola vez. No se debe dividir y almacenar.

Congela de inmediato

Es recomendable congelar la leche de inmediato. Si no sale suficiente de cada extracción como para completar una dosis, almacénala en el frigorífico y vete completando la toma, teniendo en cuenta que solo se considera segura si no han transcurrido más de cuatro horas o seis horas si las condiciones de higiene eran máximas. Antes de que pase este tiempo, congélala.

Esperamos que estos tips para crear tu banco de leche sin sacaleches te hayan sido de ayuda. En nuestro blog encontrarás muchos más consejos que te harán la lactancia más fácil y segura. Un último consejo es utilizar los colectores Haakaa para que puedas aprovechar hasta la última gota del mejor alimento para tu bebé.

Puedes leer también: ¿Puedo parar de dar el pecho y relactar en unos meses?

Banner extractor de leche haakaa

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?